INCIENSO, REY DE LOS REYES


INCIENSO, REY DE LOS REYES

El incienso, rey de los reyes, ha sido el encargado y sigue siendo, de elevar nuestros deseos, plegarias y oraciones hasta lo más alto.

Dentro del mundo de los aceites esenciales, el incienso ha sido considerado como uno de los aceites esenciales más sagrados. Esto es así porque a lo largo de la historia ha sido utilizado para rituales y ceremonias religiosas de todo tipo.

Este aceite nos permite conectar de forma profunda con la energía cósmica y sagrada que todo lo envuelve. Y a la vez, también nos permite crear una mirada más introspectiva y hacia dentro que nos ayuda a conectar con nuestro yo más real y profundo.

De esta manera nos ayuda a crear un vínculo y una conexión sagrada con nuestro auténtico yo.

UN POCO DE QUÍMICA

¿Cómo funcionan las partículas aromáticas de este aceite esencial?

El incienso libera una partícula muy concreta, el hidrocannabinol, una partícula que nos ayuda a potenciar y elevar nuestra consciencia espiritual.

Por esta razón, es tan preciado en los procesos espirituales, de desarrollo evolutivo, de meditación y de yoga.

Tonifica y conecta con nuestro sistema nervioso central. Nos ayuda a relajar la respiración, calmándonos, relajándonos y creando una apertura emocional hacia un estado más receptivo y positivo.

Teníamos que incluirlo en uno de nuestros elixires, y es por esto que forma parte de nuestro elixir más relajante, el elixir Aire de la Alhambra.

Es un aceite esencial especialmente recomendado para procesos de crecimiento espiritual y de desarrollo personal.

Al igual que otros aceites esenciales de maderas, como el sándalo, lo bonito del incienso es que nos ayuda a liberarnos de sensaciones rígidas como el miedo y las obsesiones.

También relaja nuestra tensión, nuestras preocupaciones, el estrés en general, creando una sensación de calma y bienestar, aliviando caracteres irritables o esquemas mentales rígidos.

Pero otra de las grandes bondades de este aceite esencial se refiere a la piel. Es uno de los indispensables para nuestro cuidado facial con aceites esenciales.

En mi opinión, es UNO DE LOS MEJORES ANTIARRUGAS Y REAFIRMANTES DE LA PIEL que existen dentro del amplio mundo de los aceites esenciales.

Se trata de un excelente regenerador celular, que ayuda a mantener la salud en células y tejidos de la piel. Es muy eficaz sobre la piel ajada, estropeada o arrugada debido a su doble efecto tónico y regenerador.

Tras un uso prolongado notarás tu piel más firme, más vital y con un tono más uniforme.

Y claro, con estas formidables propiedades tenía que formar parte como ingrediente de nuestra crema facial antiedad bio y nuestro serum antiedad ácido hialurónico y acacia bio.

Pero recuerda que no sólo aporta belleza física, sino que también induce una sensación de paz mental, relajación y satisfacción con una misma. Su efecto tonificante sobre el sistema nervioso nos crea un efecto calmante y a la vez euforizante sobre la mente.

Su uso constante nos ayudará a romper ataduras emocionales con el pasado y estimulará el crecimiento personal y espiritual.

Ha sido usado a lo largo de toda la historia como uno de los principales aceites esenciales cuyo fin es conectar con lo sagrado y lo divino. Su aroma logra ponernos en situación para elevar nuestra conciencia y conectar con lo sagrado, tanto interiormente como a través de rituales y meditación.

Una auténtica joya aromática que hoy está al alcance de todos. Para ayudarnos a conectar con lo divino, para purificar nuestra mente y ahuyentar pensamientos negativos. Para relajarnos y aligerar nuestra mente y nuestro corazón.

En fin, toda una joya a tu alcance.

 

Categorías



Hay 1 comentario

Add yours