LOTO ROSA, CONEXIÓN CON NUESTRA DIVINIDAD INTERIOR


LOTO ROSA, CONEXIÓN CON NUESTRA DIVINIDAD INTERIOR

El aceite de loto rosa remonta sus orígenes hasta el antiguo Egipto. Esta flor crecía en los márgenes del rio Nilo, y fue una de las primeras flores con la que los egipcios comenzaron a experimentar. Se convirtió en un símbolo de esta cultura, del poder y la inmortalidad de esta antigua y magnífica civilización.

En las representaciones egipcias, tanto hombres como mujeres las sostienen en sus manos al igual que se deleitan con su magnífico aroma.  Usan collares y adornos para su cabeza con estas hermosas flores. Fue escogida como flor predilecta para sus representaciones artísticas y aparece de forma continua y constante tanto en sus escritos como en su arte.

La flor del loto rosa crece en el agua, y para la cultura egipcia simbolizó el renacimiento y el desarrollo espiritual. Simbolizaba el renacimiento diario del Dios Sol Ra. Además, creían que este Dios había dado a luz en la matriz de una flor de loto rebosante de energía creativa y divinidad. Sentían que la flor de loto era especial. Al igual que ha pasado con la simbología de la rosa, asociaron el loto con el concepto universal del amor y la transmutación del espíritu desde el ego a la conexión con la totalidad.

Lo más llamativo de la simbología de la flor del loto es que ésta emerge de las aguas profundas y enturbiadas, para aparecer en la superficie con toda su belleza, delicadeza y pureza. Esto implica a nivel simbólico la transmutación y evolución de nuestro espíritu, la conexión con nuestro auténtico yo, con nuestra verdadera personalidad. El loto representa nuestra evolución en la búsqueda espiritual.

Además, el hecho de nacer en entornos poco propicios como son las aguas lodosas y pantanosas crean una asociación entre esta flor y los difíciles experiencias vitales que el ser humano experimenta a lo largo de su vida. El agua lodosa que acoge la planta está asociada con el apego y los deseos carnales, y la flor inmaculada que florece en el agua en busca de luz es la promesa de pureza y elevación espiritual.  

BENEFICIOS COSMÉTICOS

A nivel facial son ampliamente reconocidas sus propiedades a nivel de rejuvenecimiento de la piel, esto es debido a que el aceite esencial de loto posee propiedades antioxidantes, ya que ayuda a la producción de colágeno y reduce las arrugas. Otra de sus grandes bondades a nivel facial es que activa la circulación facial de forma natural y proporciona un aspecto liso, hidratad y brillante en nuestro rostro.

BENEFICIOS EMOCIONALES

A nivel emocional el loto nos prepara para conectar con nuestra divinidad interior, abriéndonos a la energía universal del amor. El loto no sólo nos conecta con la energía divina que hay en nosotros, sino que también nos conecta con la energía cósmica universal, para poder nutrirnos en sintonía con ella.

El aceite de loto nos ayuda a conectar con nuestra divinidad interior, pero comprendiendo, que esta divinidad está integrada con una energía cósmica de la que formamos parte como fractal. Nos ayuda a sentirnos integrados con el todo del que formamos parte, con una vibración sutil cósmica muy poderosa.

En Oriente, concretamente en la India, la flor de loto es todo un símbolo asociado a la diosa Maha Lakhsmi, diosa de la abundancia. Representa la virtud, la generosidad y la abundancia tanto a nivel material como espiritual.  Una energía y vibración de prosperidad, la encarnación de la belleza, gracia y encanto.

Así el loto nos permite emerger de las profundidades, miedos y apegos de nuestro interior, para resurgir con gracia, belleza y delicadeza, y abrirnos a la energía cósmica universal, para comprender que somos uno y parte del todo universal.

El aroma de nuestro aceite de loto rosa es fresco, floral, delicado, acuático con matices rosadas y pinceladas sutiles.

Disponible en nuestra web en una dilución al 10% en aceite de jojoba de primera presión ecológico:

 

Categorías



Hay 1 comentario

Add yours