Manteca vegetal de caléndula y karité BIO

10.00

La Manteca vegetal de caléndula y karité BIO está especialmente indicada parar pieles sensibles y/o problemáticas con psoriasis, eccema y dermatitis. Calmante e hidratante para todo tipo de piel.
Producto Certificado por ACENE

Descripcion de producto

MANTECA VEGETAL DE CALÉNDULA Y KARITÉ BIO

En primer lugra, la manteca vegetal de caléndula y karité está especialmente indicada para piel seca, maltratada y/o dañada. Además de pieles sensibles o problemáticas con psoriasis, eccemas y/o dermatitis.

Es por esto que la manteca de karité y caléndula es utilizada por personas que tienen mucha sensibilidad. O que también son alérgicas a cosméticos más industriales.

Esto es debido a que el karité tiene un alto poder nutritivo. De tal forma, se trata de una manteca vegetal que actúa en las capas más profundas de la piel de forma progresiva. El poder de la caléndula radica en tener muchos componentes activos. Tales como los sesquiterpénicos oxigenados, esteroles libres y esterificados, glucósidos flavónicos derivados del quercetol, caroteno, zeina, calendulina, tanios, etc..

Esta manteca vegetal de caléndula y karité ayuda a regenerar la piel. Además, contribuye a que se cierren las heridas y que se curen las quemaduras.

Suaviza e hidrata la piel seca y agrietada.

Hay que tener en cuenta que está especialmente indicada en casos de piel con rojez, descamación, psoriasis, eccemas y dermatitis. Además, es calmante y curativa para las pieles más sensibles.

Indicada para las zonas más secas del cuerpo como manos, codos, rodillas y grietas en los talones.

Modo de empleo: utilizar muy poca cantidad y extender bien sobre la piel.

Tarro de 50 ml.

Su aroma es fresco y cítrico.

Producto BIO certificado por ACENE, libre de tóxicos y elementos químicos.

Cosmética artesana ecológica online.

Propiedades de la caléndula:

La caléndula sirve para curar heridas. Estimula la acción cicatrizante y regenera la piel dañada, así como también permite producir más colágeno (vital para que la piel se recupere). Se usa, entonces, para las cicatrices, pero también para las manos y pies agrietados, las quemaduras, la psoriasis, las irritaciones dérmicas, los rasguños, los eccemas, rojeces, entre otros más.

Durante la Edad Media, Santa Hildegarda de Bingen (Hildegard von Bingen), abadesa alemana, experimentó con las propiedades de la caléndula para curar las llagas y otras afecciones de la piel aplicando compresas y fomentos. La caléndula es recomendada por los médicos naturópatas para tratar el eccema y la dermatitis.

Opiniones

No hay reseñas todavía.

Sé el primero en valorar “Manteca vegetal de caléndula y karité BIO”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *